sábado, 27 de febrero de 2010

" 21 DÍAS CON PERSONAS DEPENDIENTES "

Samanta Villar pasa este lunes '21 días con personas dependientes'

Entrega, lucha, superación... Samanta Villar convivirá y cuidará de personas con una gran dependencia durante 21 días para mostrar cómo viven, cómo se enfrentan a su enfermedad y cómo superan día a día sus problemas con una sonrisa. '21 días con personas dependientes' se emite este lunes 1 de marzo a las 23:30h en Cuatro.

Sus familias y seres queridos hacen lo imposible e inimaginable para que estas personas vivan lo más dignamente posible, que requieren de atención casi permanente. Todos ellos constituyen un modelo de superación para el resto, el ejemplo más claro de que con muy poco se puede hacer mucho, verdaderos héroes con nombre y apellidos que nos muestran esta otra cara de la Ley de la Dependencia.

21 días que servirán también para que Samanta se implique a fondo con estas personas para ayudarlas. Samanta será su voz para transmitir la situación en la que se encuentran. Vivirá en primera persona su tensión diaria, una tensión que crece mientras esperan que lleguen las ayudas que les corresponden por Ley. Estas ayudas no siempre llegan, y las personas que sufren estos problemas se encuentran, a veces, indefensas ante la pasividad de la Administración.

Marco, un joven aquejado de la enfermedad de Ducchene
Para ello, Samanta estará 21 días en la casa de Sonia (40 años), Marco (16 años) y Marta. Sonia es una absoluta heroína de la vida. Está separada y trata de que, por encima de todo, su hijo Marco sea feliz y disfrute del momento. Marco padece la enfermedad de Ducchene, una enfermedad degenerativa que conlleva una pérdida progresiva de la masa muscular.

Sonia es una mujer sola que lucha por mantener a flote a su familia: una mileurista que trabaja en la limpieza y, además, paga la hipoteca de su casa. Apenas le alcanza para llegar a fin de mes. Junto a ellos está Marta, la pequeña, que apoya incondicionalmente a su hermano y le ayuda en todo lo que puede.

Samanta se ve inmersa en una rutina que comienza diariamente a las 6 de la mañana. Sólo el hecho de trasladar a Marco de la silla al baño, o a la cama, es una odisea... Una grúa pequeña, una casa no acondicionada y la poca fuerza y enorme voluntad de su madre hacen que el milagro sea posible cada día.

Marco es un chico inteligente, responsable, divertido y totalmente lúcido. Evita por todos los medios que nadie le compadezca y siempre pone como ejemplo a su madre, la única que puede llegar a entenderle, la única que sabe cómo ayudarle porque le hace reír... Cuando charla con su primo Aitor, que padece su misma enfermedad, los dos hacen carreras en silla de ruedas, a ritmo de una canción de Tequila... Hablan de tener novia, pero Marco tiene muy claro que antes prefiere curarse...

Samanta entra en la casa temiendo hacerse cargo de Marco. Está preocupada por la habilidad y delicadeza que conlleva, pero poco a poco, y con la ayuda de éste, se atreverá a bañarle, vestirle, limpiarle y trasladarlo a la silla o a la cama. A lo largo de estos 21 días Samanta seguirá la lucha de Sonia, su madre, con la Ley de Dependencia. Sonia recibía asistencia domiciliaria, pero dada su precariedad prefirió cambiarla por ayuda económica... Pero su valoración aún sigue en trámite...

Una épica historia de amor: el Alzehimer no les podrá separar
Pero el caso de la familia de Sonia no será el único. Samanta toma conciencia de una épica historia de amor. Un viejo matrimonio. Él ha abandonado su trabajo y su "vida" para cuidar a Tere, que padece Alzheimer. A pesar de que ella no le reconoce, ni habla, él nos confiesa que no se siente solo... tiene la suerte de lo que les queda: estar.

Ana María y Ángel... dos jóvenes que necesitan cuidado constante
También están Ana María y sus padres. Ana María es un bebé de veintitantos... Padeció anoxia perinatal (falta de oxígeno en el parto) y sus padres dedican todas sus horas a su pequeña... Ahora sólo piden un centro de día donde su hija esté estimulada y atendida por profesionales...

Ángel es un joven con un 100% de minusvalía, nula movilidad y que necesita una máquina de oxígeno para respirar. Desde siempre ha vivido con sus padres: él albañil y ella al cuidado de él y de sus hermano. Han solicitado tres veces la ayuda que concede la Ley de Dependencia, pero nunca han obtenido una respuesta efectiva...

Fuente : formulatv.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada